Miramundos

CTRL+Z

La mayor parte de nosotros nos perdemos de un gran porcentaje de lo que sucede a nuestro al rededor. Vemos las cosas, las usamos, las vivimos pero pocas veces las analizamos. Por fortuna hay un puñado de gente que observa y se cuestiona el funcionamiento de todas esas cosas.


Durante un diplomado de animación que cursé hace algunos años nos dijeron que un punto fundamental para ser un buen animador es ser un buen observador. Ver cómo se comporta le gente que está a nuestro al rededor, cuáles son sus acciones, cómo se mueve y qué tipo de expresiones usan para manifestar sus emociones.

Yo me he dado cuenta que el ser observador no es algo exclusivamente útil para los animadores; en realidad toda la gente que trasciende es gente observadora. Gente capaz de contemplar su entorno, analizarlo y plantearse dudas sobre su funcionamiento.

Lamentablemente yo no soy muy observador, aunque quisiera. Me siento y me pongo a ver el mundo pero no soy capaz de recordar o analizar eso que otros considerarían especial. Tal vez tantos videojuegos frenéticos han descompuesto esa parte de mi. Aún así admiro mucho a la gente que sí lo es. Personas que pueden ver el cielo, platearse la eterna pregunta "¿por qué?" y buscar una explicación; personas que pueden crear un producto que satisface una necesidad que la humanidad ni siquiera sabía que tenía; personas que pueden observar a la gente y obtener de ella toda la infromación necesaria para crear personajes para sus historias.

A veces pienso que eso de observar no es algo que se aprenda, en realidad me parece algo que la gente ya tiene desde el origen de sus tiempos. Tengo amigos que pueden decifrar la personalidad de una persona que acaban de conocer muy rápidamente sin necesidad de haber convivido mucho tiempo o que recuerdan exactamente como estaba decorada la casa de alguien cuando toda esa información ya se me fue de mi memoria.

Ser observador me parece una facultad bastante interesante y aún hay gente que la ejerce a pesar de los miles de distractores a los que nos tenemos que enfrentar todos los días.

©2014 Santana Parker.